Revolución educativa: más carreras, menos tiempo