El polígrafo no es el único método para detectar un engaño